Seleccionar página

Hoy os quiero hablar de mi experiencia, ya de tres cursos académicos, con el Proyecto de FP Dual (o en Alternancia) que lleva

la Dirección General de FP de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Además incluyo lo vivido en la semana que estuvimos en Colchester, visitando empresas y conociendo alumnos duales de Inglaterra.

Después de unos planteamientos iniciales con un Plan Experimental, creo que estamos en una situación clave para valorar si este Proyecto puede tener, y creo que si la debe tener, continuidad en nuestros centros de FP.

Pero tengamos en cuenta, para ello, estas consideraciones:

  1. En primer lugar, se debe tener una implicación real y continua del empresariado andaluz, éste en muchos casos, aún no conoce los beneficios y posibilidades que le ofrece a sus negocios participar en este Proyecto. Y muchos de los que quieren colaborar, piensan que se trata de una FCT (Formación en Centro de Trabajo) ampliada, en donde el alumnado en vez de estar tres meses, lo está casi curso y medio con ellos. Y no es así.

La Junta de Andalucía se debería reunir e informar del contenido de su propuesta al empresariado, y contarle      las ventajas, con una buena campaña de comunicación institucional, donde además colaboráramos los centros que estamos participando.

Y los empresarios deberían tener, no sólo la ventaja de contar con un alumno “aprendiz” sino también con algún incentivo    fiscal, de reducción de cuotas en la Seguridad social o bonificaciones en sus cotizaciones. Dinero ¿o no?

  1. Los alumnos, deberían contar con algún tipo de incentivo económico para que su motivación fuera alta, y pensarán que además de aprender se le está compensando su esfuerzo, porque, no nos engañemos, ellos por encima de otras consideraciones, quieren obtener su Título de FP ¿o no? Y acudir a empresa-centro educativo, aunque les interesa, les supone un esfuerzo en trabajo añadido al que realizan el resto de sus compañeros, sólo en la modalidad presencial. Más dinero, aunque en este caso, un pequeña ayuda sería suficiente, lo sabemos, y podría ser por parte de la empresa, si obtiene lo comentado en el punto anterior.

Y es aquí, donde quiero comentar algunos aspectos de lo vivido en Colchester Institute:

  • Flexibilidad en la duración de la formación Dual para el alumnado.
  • Beneficios fiscales para las empresas que tienen a alumnado “aprendiz” y además muy vinculadas al centro educativo, para el seguimiento su formación.
  • Salario adecuado para el aprendiz, ellos no entienden que el alumnado pueda estar en un empresa gratis.
  • El sistema productivo está altamente implicado en este sistema de formación, lo ven necesario y están informados de los beneficios que obtienen.

Sin irnos tan lejos, en España podemos mirar el modelo vasco, que cuenta con una larga experiencia y trayectoria en este sentido, y tiene varias similitudes con los aspectos comentados anteriormente.

FP Dual en Régimen de Alternancia. Gobierno Vasco

Si hacemos bien las cosas, se conseguirá el objetivo que pretendemos, que la inserción laboral del alumnado aumente, y las empresas encuentren la mano de obra cualificada que necesita para avanzar, formando al aprendiz a la justa medida de sus necesidades.

¿Por qué no aprendemos de los que lo hacen bien y están obteniendo buenos resultados?